PR4_171110/LUIS BAEZA Todo cambia. Esta premisa, de hecho, ya la tenían clara los filósofos presocráticos que se emperraron en explicar, cada uno a su manera, los motivos de esas transformaciones. Para cada uno de ellos el arjé -es decir, aquello común en la materia, lo esencial- era una cosa diferente. Para Tales de Mileto era el agua,  para Anaxímenes el aire, para Heráclito el fuego, para los pitagóricos los números…

En el mundo, está claro, hay una constante que cambia. Y siempre es bueno conocerla y explicarla.  Para ser previsor  primero y segundo para planear sobre el futuro. 30 años de cambios en un periódico son 30 años de transformaciones en la vida de las personas.

A grandes rasgos resulta revelador. Las primeras portadas son austeras, grises, muy verticales y plagadas de texto. La foto todavía no es lo más importante (aunque siempre aparece el/la protagonista de la noticia) y los titulares son extensos. La publicidad, por su parte, es sutil. Véase en el ejemplo:

En cuanto a los titulares, se puede observar que los primeros eran más explicativos, construidos muchos con una coma. Y los más actuales, por su parte, son más expresivos y contundentes en ocasiones. Es el caso, por ejemplo, del famoso No a la guerra.

Aunque desde al año 2000 hasta el actual sólo han pasado diez años, en aquel, cuando Aznar lograra la mayoría absoluta, las portadas todavía eran en blanco y negro. Es un poco más tarde, en el 2001, cuando llega el color. A partir de aquí y, sobre todo, en estos últimos años se toma consciencia de la importancia de la fotografía.

No obstante, la importancia de la imagen ya se percibía con anterioridad también. En este ejemplo, cuando Cela ganó el Premio Nobel, la fotografía actúa casi de titular. Aparece por encima del texto, siendo lo primero que capta la vista.

Con el paso del tiempo, la imagen ya habla por sí sola. Y, al parecer, el texto es como un complemento. Las fotografías ganan espacio y vencen la victoria de los sentidos. En esencia, parece que siempre sobra texto. El impacto es evidente…   Al fin y al cabo, falsa o verdaderamente, una imagen vale más que…  ¿Será éste el arjé?

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

A %d blogueros les gusta esto: